BLACK DIAMOND RITUAL – TRUFA NEGRA, ENERGÍA Y VITALIDAD

Un tesoro que trata de esconder la naturaleza, poseedora de una asombrosa capacidad para recuperar la energía y la vitalidad de la piel.

La trufa negra es un hongo, conocido como diamante negro, que se encuentra y cultiva bajo el suelo (hongo hipogeo) en las denominadas truferas. Con una composición de nutrientes capaz de energizar los más de 100 millones de células presentes en la piel del rostro, aumentando en más del 36% la vitalidad (actividad metabólica) celular:

  • Minerales: potasio, fósforo, calcio, mangnesio, sodio
  • Vtiaminas: riboflavina, niacina
  • Carbohidratos: glucosa, manosa
  • Aminoácidos esenciales y proteínas: ácido glutámico
  • Lípidos: fosfolípidos
  • Compuestos fenólicos: flavonoides

La glucosa es la sustancia fundamental para la obtención de energía celular; y las vitaminas B2 y B3 son capaces de estimular el metabolismo mitocondrial. Dos vitaminas que están involucradas en las reacciones de oxidación y reducción que tienen lugar en los procesos relacionados con la producción de energía y la metabolización de la glucosa. Permiten transformar este aporte de glucosa en energía, tras su combustión a través de un complejo proceso enzimático que tiene lugar principalmente en las mitocondrias celulares mediante la respiración mitocondrial, donde se obtiene gran cantidad de ATP (trifosfato de adenosina), la principal fuente de energía de la mayoría de las funciones celulares. Aporta tanto sustrato como activadores mitocondriales para aprovecharlo completamente y convertirlo en energía para que las células de la piel puedan realizar a pleno rendimiento sus funciones biológicas de renovación, reparación y regeneración. Esto garantiza, además, que todos los estímulos renovadores, regenerantes y protectores que le aportamos sean productivos.

El ácido glutámico, uno de los aminoácidos esenciales que contiene la trufa, es una molécula higroscópica que extrae el agua de la humedad ambiental para transferírsela a la piel, ayudando a restaurar su hidratación natural necesaria para mantenerla suave y tersa.

También se le atribuyen propiedades antioxidantes a la trufa negra por su contenido en flavonoides, que permiten proteger los elementos esenciales de la piel, como el colágeno, elastina, ácido hialurónico, etc., del ataque de los radicales librers, favoreciendo su renovación y regeneración.

Los fosfolípidos son el componente mayoritario y principal de la membrana celular, de modo que la refuerzan y aseguran un correcto funcionamiento de intercambio iónico entre las células y, consecuentemente, del funcionamiento celular.

Además, el extracto de trufa negra ejerce una importante acción remineralizante esencial en el correcto funcionamiento celular.