Digital Aging – Envejecimiento digital

 

Mujer expuesta a la luz azul de las pantallas

Otro concepto nuevo se cuela en nuestro vocabulario: envejecimiento digital. Y muchas de vosotras os preguntareis, “pero, ¿qué es eso de envejecimiento digital?”
Pues sí, así tal cual lo leéis: la digitalización de nuestro día a día nos envejece. Los hábitos de vida y los cuidados que proporcionamos a la piel influyen directamente en su estado. Entre esos hábitos, se ha colado en nuestra rutina diaria el uso constante de dispositivos digitales: teléfonos móviles, tablet, ordenadores…; estamos rodeadas de todo tipo de dispositivos digitales que nos facilitan y ayudan en nuestra rutina y trabajo.
Pero…, siempre hay un pero: todos estos dispositivos tienen en común que emiten LUZ AZUL. Esta luz azul, que se mide en nanómetros, está entre los 380-500nm, y se la denomina Luz HEV (High Energy Visible, por sus siglas en inglés; en castellano, luz visible de alta energía), y posee la capacidad de penetrar fácilmente en la piel.

LA LUZ AZUL PENETRA EN LA PIEL
Los rayos cargados de energía de la luz azul penetran profundamente en la piel, y pueden llegar a estimular la creación de RADICALES LIBRES. Estas moléculas tan activas rompen y desestructuran todos las proteínas de sostén en la piel, especialmente colágeno y elastina, y, como consecuencia, disminuye su elasticidad y turgencia.
La deshidratación, unida a los radicales libres, aumenta la presencia de esas arruguitas tan odiosas y delatoras de que la piel comienza a envejecer.
Otro efecto negativo del abuso de esta luz azul es la hiper-pigmentación; la estimulación sobre las células encargadas de broncearnos en verano (los melanocitos) hace que se vuelvan “locas” y pigmenten la piel por zonas, apareciendo las temidas manchas.
Todos estos síntomas son indicadores de una pre-programación del envejecimiento prematuro de la piel. Y no solo afecta a las mujeres u hombres de cierta edad. No, no y no: jovencitas, vosotras más que ninguna, estáis a merced de este Envejecimiento Digital.

CUIDAR LA PIEL DE LOS EFECTOS NOCIVOS DE LA LUZ AZUL
Pero no todo son malas noticias. Desde Tegoder Cosmetics os proponemos Fullerene C60 Concentrate de TDC Clinik, para aplicar por el día como escudo protector invisible de la Luz Azul. Además, este concentrado nos ayuda a:

  • Neutralizar radicales libres.
  • Renovar la piel para que se vea luminosa.
  • Hidratar y humectar la piel.
  • Iluminar la piel.

Fullerene C60 Concentrate de TDC Clinik se adapta a todo tipo de pieles. Sea cual sea el tuyo, podrás protegerla con este concentrado.

¡Pruébalo y déjanos tus comentarios!