La doble limpieza consiste en disolver y eliminar todos los tóxicos, detritus y productos que haya sobre la piel, restableciendo a su vez el pH cutáneo y recuperando el agua perdida. Se consigue una limpieza profunda que contribuye a:

• Eliminar los tóxicos internos de la piel más fácilmente.
• Suavizar y difuminar los poros.
• Aumentar la hidratación.
• Mejorar la oxigenación cutánea.
• Potenciar los resultados de los cosméticos.
• Mejorar el tono de la piel.
• Suavizar los surcos o arrugas.
• Mejorar la textura de la piel.

El origen de esta limpieza profunda lo encontramos en las culturas orientales, fundamentalmente en Japón y Corea, donde el cuidado de la piel se ha convertido en un ritual indispensable en el día a día.
Anímate a usar esta nueva rutina y en pocos días comprobarás el cambio en tu piel.

PASO 1: Whitening Lux Face Cleanser
Nos ayuda a disolver y eliminar todas las sustancias oleosas que estén sobre la piel (maquillaje, siliconas de los maquillajes, bloqueadores solares…). La manteca de Karité rica en ácidos grasos esenciales, eliminará estos desechos cuidando y respetando nuestro manto hidro-lipídico. Aplica el producto sobre el rostro, cuello y escote, masajea durante dos minutos y retíralo con una toalla y agua.

PASO 2: Whitening Lux Foam
Elimina todas las sustancias sólidas (la polución, las microparticulas de tóxicos…) y sustancias acuosas como el sudor. Las AHS´s renuevan de forma suave la piel manteniendo los poros completamente desobstruidos. Aplica 2 pulsadores y masajea durante un minuto el producto (durante dos minutos si tu piel es mixta, grasa o gruesa). Termina aclarándolo con agua.

PASO 3: Whitening Lux Face Tonic
El tónico te ayudará a preparar la piel para la aplicación del suero o la crema. Recupera el pH cutáneo, hidrata en profundidad y acondiciona la piel haciéndola más suave al tacto. Además, gracias a los activos despigmentantes mejorarás el tono e iluminación de la piel. Humedece unos discos de algodón y pásalos suavemente por el rostro.

¡Piel lista y preparada!