Que la mascarilla no asfixie tu piel

Debido a las circunstancias, conocemos la importancia que tiene para nuestra protección y la de los demás la utilización de las mascarillas, siendo además de uso obligatorio en determinadas situaciones. Sin embargo, aunque sea un elemento que se ha introducido en nuestras vidas y su utilización forme parte de nuestra rutina diaria, su uso continuado puede tener repercusiones negativas sobre nuestra piel .

• La característica protectora de este tipo de mascarillas, las hace especialmente oclusivas, formando con el paso de las horas un micro-clima de ambiente húmedo y caliente en la zona. Respirar el ambiente estanco de la mascarilla, va a provocar un exceso de humedad acumulando sudor y grasa en la zona, alterando el pH ligeramente ácido que tiene nuestra piel.

• El sudor junto con la fricción de la mascarilla, puede provocar daños por presión en diferentes puntos del rostro (nariz, mejillas, orejas, etc). Como resultado, puede haber erosiones en la piel y esto puede conducir a una posible infección.

• La escasa ventilación favorece la deshidratación. La humedad retenida hace que el poro se dilate y que el agua transepidérmica se escape. Ésta elevada humedad, junto con la saliva retenida en el interior de la mascarilla, favorece el crecimiento de microorganismos que nos pueden provocar desde tirantez, sequedad o irritación a inflamaciones, erupciones, brotes de acné o agravar la rosácea.

 

Es, por tanto, muy importante mantener y conservar la piel íntegra, sin lesiones ni heridas abiertas, así que cuando lleguemos a casa, os recomendamos orientar los cuidados a limpiar, oxigenar y aportar los nutrientes necesarios para que la piel se repare, restablezca y recupere.

1. LIMPIEZA: lava el rostro por la mañana y por la noche para eliminar los restos tóxicos e hidratar. La espuma limpiadora Osmobeauty Foam, con un aporte extra de ácido hialurónico, permite restablecer el equilibrio osmótico de la piel, la nutre y remineraliza. Además, al estar enriquecida con té verde, esta espuma se convierte en un potente antioxidante.

2. HIDRATACIÓN: como en cualquier rutina, pasamos a la hidratación, pero en este caso recomendamos una crema hidratante ligera para que la barrera cutánea esté equilibrada y se hidrate, evitando el exceso de grasa. El suero de doble acción Hydra O2 Vitamin Collagen Serum además de hidratar y nutrir, es antioxidante, reparador, regenerante y, muy importante, prolongador de la vida celular.

3. PROTECCIÓN: creer que por llevar mascarilla no necesitamos protector solar es un error. La mascarilla no impide que la radiación solar penetre a través de ella. Por tanto, aplica tu protector solar todas la mañanas y asegúrate de no olvidar el contorno de ojos, párpados, orejas y nuca. Recomendamos un protector que impida acumular grasa en la piel para no “saturarla”. Sun Block SPF 50 Oil free, es perfecto para ello.

Con estos sencillos tips, ¡protégete por dentro y por fuera!.

Tegoder te cuida.